Si no aplicas la perspectiva de género… ¿haces periodismo?

prespectiva

Atención, pregunta. ¿Cuáles son tus referentes periodísticos? Tres, dos, uno… ¡Responde! Seguro que has pensado en Iñaki Gabilondo, Ryszard Kapuściński o Jordi Évole. Son habituales en el Top 10. ¿Y qué pasa con las mujeres? Bueno, quizá, con mucha suerte, te hayas acordado de Ana Pastor.

He repetido este experimento numerosas veces entre estudiantes de Periodismo, con idéntico resultado: la mayoría de los nombres son masculinos. Te parecerá curioso, pero es algo más común de lo que crees. Esta operación se repite en todas las redacciones del mundo continuamente. La Cadena Ser, por ejemplo, elaboró una lista de 20 escritores cuando murió José Saramago. Y digo ‘escritores’ a propósito, porque todos, absolutamente todos, eran hombres. Claro, hay tan pocas escritoras relevantes en nuestro país… Almudena Grandes, Matilde Asensi, Elvira Lindo, Rosa Montero, Espido Freire…

Las mujeres representan el 9% de las fuentes expertas consultas por los medios de comunicación. Es decir, el 91% de informaciones, opiniones y voces de referencia que aparecen en prensa, radio, televisión y medios digitales a diario procede de hombres. El dato es del último Proyecto de Monitoreo Global de Medios y no ha variado en los últimos cinco años. Esto significa que, cuando las y los periodistas tenemos que elegir a especialistas que den contexto y valor a nuestros contenidos, solemos acordarnos más de ellos. De ellas, se recoge más el testimonio y la experiencia personal que la opinión y el comentario experto, como afirma la experta en género y comunicación Pilar López Díez. ¿Acaso la voz de las mujeres es menos valiosa para la sociedad? Es probable que no lo pienses, pero tus actos más bien dicen lo contrario.

Las mujeres representan el 9% de las fuentes expertas consultas por los medios de comunicación. Es decir, el 91% de informaciones, opiniones y voces de referencia procede de hombres

“Las mujeres siguen siendo marginadas en la agenda de los medios, además de ser mostradas en el ámbito doméstico o social, identificadas por sus relaciones familiares y con escasa presencia como profesionales del ámbito público o expertas. La voz de la autoridad en las noticias sigue siendo la de los hombres con posición jerárquica y poder público, y el resto de la ciudadanía plural es invisibilizada o tratada como víctima,” señala el Proyecto de Monitoreo Global de Medios 2015. Otro dato significativo de este estudio es que, en las informaciones, apenas se mencionan aspectos relacionados con la igualdad ni se cuestiona los estereotipos de género.

Los hombres ocupan más espacios, protagonizan los discursos, son los sujetos de referencia. ¿Alguna vez te has preguntado por qué? La visión androcéntrica que moldea el mundo y que los medios de comunicación contribuyen a mantener y perpetuar infravalora la capacidad de influencia de las mujeres en los procesos activos de las sociedades porque, entre otros motivos, se las valora más su aspecto que por sus ideas. Y sin conciencia de género, contribuirás a la repetición de prácticas periodísticas que discriminan a más de la mitad de la Humanidad.

La perspectiva de género es un modelo de interpretación de la realidad que aplicada al periodismo significa, en palabras de la profesora Juana Gallego, dar significación informativa a las diferencias por razón de sexo y/o género y visibilizar la diferente posición social que ocupan hombres y mujeres en la sociedad. Implica dar protagonismo a las mujeres, incorporarlas como fuente de información; emplear lenguaje no sexista, incluir temas y espacios tradicionalmente invisibles; detectar imágenes o contenidos sexistas en los mensajes, atender a las problemáticas sociales que existen en función del género (violencia sexista, conciliación de vida profesional y personal, etc.) y excluir tratamientos que perpetúan los estereotipos de género, añade la periodista María Isabel Menéndez Menéndez.

La visión androcéntrica que moldea el mundo y que los medios de comunicación contribuyen a mantener y perpetuar infravalora la capacidad de influencia de las mujeres

Aplicar la perspectiva de género al periodismo significa apostar por un enfoque menos sesgado y más amplio, diverso, crítico e innovador, cumplir la deontología profesional, defender la justicia social y los derechos humanos y tender a la excelencia profesional. ¿Acaso no es ésta nuestra función social como periodistas? Entonces, ahora, te pregunto: si no aplicas la perspectiva de género… ¿haces periodismo?

Lorena Escandell Carbonell es periodista social y activista feminista. Es responsable del curso Cómo informar desde la perspectiva de género dirigido a periodistas y profesionales de la comunicación, organizado por la concejalía de Igualdad del Ayuntamiento de Elche por el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres
111
Comparte
Comparte










Enviar
Si te ha gustado este artículo, haz tu donación para que en EL TALADRO podamos seguir escribiendo sobre estos temas.

 

 

 

Comenta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *