“¿Queremos que los niños aprendan meros conocimientos o que sepan construir sus sueños?”

FullSizeRender

Preguntas, preguntas y más preguntas. Eso es lo que se hace Gino Ferri cuando charlas con él. Entrevistarlo podría ser un cometido difícil si no fuera porque sus razonamientos, explicados con un acento italiano que delata su procedencia, fluyen con una lógica aplastante. Porque sus preguntas que al fin y al cabo son retóricas, acaban proyectándose en ti en forma de, paradójicamente, más preguntas.

¿Cómo hemos llegado a la educación tan cuadriculada que tenemos en España? ¿Por qué mantenemos a las niñas y niños durante ocho horas anclados a una silla con la única pretensión de que absorban como esponjas unos conocimientos de usar y tirar? ¿Estamos creando humanos o borregos? No sigo para no deprimir; pero éstas son solo algunas de las preguntas que se me han agolpado durante la entrevista.

Volvamos al protagonista, un tipo corriente que es en sí toda una institución en el ámbito educativo internacional. Gino Ferri es, ante todo, maestro en Reggio Emilia, región del norte de Italia reconocida mundialmente por sus propuestas educativas en las que se respeta la identidad del niño en espacios proclives para la creatividad. Gino Ferri también es doctor en Educación, documentalista y desde hace más de 20 años, formador de maestros de educación infantil.

Gino Ferri ha impartido un curso en el CEIP Princesa de Asturias de Elche, escuela pionera en la Comunitat en desarrollar la Educación Viva y Activa

Esta última faceta suya es la que le ha traído a Elche. Destino, cómo no, el colegio público –hay que recordarlo- de Infantil y Primaria Princesa de Asturias, pionero en la Comunidad Valenciana en desarrollar la llamada Educación Viva y Activa gracias a una serie de maestras y maestros que, cargadas de ilusión y energía, se trajeron de su paso por el colegio Congrés Indians de Barcelona toda una filosofía de vida para aplicar en Elche.

No nos engañemos. “Algo está cambiando y está cambiando a mejor”. No lo digo yo, lo dice Ferri. Su presencia en Elche no es casual. La Educación Viva y Activa no representa un islote en medio del modelo tradicional que predomina en España. En Cataluña, también cómo no, llevan años y años aplicando una enseñanza diferente. En otros puntos del país también. Y en Elche ya se puede observar el cambio. Como una gota de color que se vierte en un vaso lleno de agua transparente, el Princesa de Asturias está empezando a captar el interés de madres y padres que anhelan una educación alternativa para sus hijos y de maestras y maestros de otros puntos de la Comunidad Valenciana que sueñan con trabajar de una manera más positiva y respetuosa con las etapas evolutivas del alumnado.

IMG-20150714-WA0008 (2)

Eso es lo que ha tratado de hacer Gino Ferri en los tres días que ha pasado por Elche. “He tratado de estimularles, de enseñarles la importancia de innovar, de contribuir, en definitiva, a generar cambios”, comenta. Pero el cambio asusta. Y eso ha notado Ferri. “He percibido entre los maestros inquietudes y pensamientos ricos en lo que se refiere al papel del adulto en todo este proceso”. La participación de las familias del menor, como parte integrante de la comunidad educativa, es vital para que esta filosofía pedagógica llegue a buen puerto. Así que olvídense del concepto de colegio = aparcaniños. Eso se acabó y como muestra, el llamado acompañamiento emocional que se realiza al principio de curso en el Princesa de Asturias y que consiste en que los padres pueden estar con sus hijos en clase hasta que se tranquilicen, para que no sientan esa ruptura brusca que muchas veces desemboca en lloros.

“Los niños aprenden descubriendo mediante una organización de espacios sugerentes y gracias a la actitud de los maestros que están cerca de ellos, respetando en todo momento su identidad global, su subjetividad, porque cada niño es un mundo”

Pero, ¿qué otras diferencias existen entre el modelo tradicional de escuela, ese que todos conocemos al dedillo, y el modelo de Educación Viva y Activa? “Los niños aprenden descubriendo mediante una organización de espacios sugerentes y gracias a la actitud de los maestros que están cerca de ellos, respetando en todo momento su identidad global, su subjetividad, porque cada niño es un mundo”, explica Ferri con la mirada cargada de pasión.

Por si no ha quedado claro, el entrevistado me especifica que en esos espacios del aula las sillas han desaparecido, por lo que los niños pueden moverse libremente. Esa libertad, palabra que aparece con frecuencia en la boca del maestro de Reggio Emilia, también se traduce en que no hay libros –ni fichas-, por lo tanto, no hay limitaciones, o mejor dicho, no hay obligaciones de cubrir temarios en el tiempo –asfixiante- que marca la programación.

¿Y qué pasa con la evaluación? ¿No hay resultados académicos? “Sí que los hay, la evaluación es obligatoria por ley, pero lo cierto es que también es una oportunidad porque te permite no perder de vista a cada niño”. Ahora Ferri es cuando lanza una nueva pregunta; he perdido ya la cuenta de cuántas van: “Pero debemos preguntarnos, ¿queremos evaluar los resultados académicos o la identidad del niño que se desarrolla en la escuela? Porque ¿para qué sirven las notas? ¿Queremos que los niños aprendan meros conocimientos o que sepan construir sus sueños?”.

Cambio, libertad y ahora soñar, otra palabra que repite con fuerza. Y llego al final de la entrevista con un chute de energía consciente de que otra educación es posible, que por tanto, otra sociedad es posible y que “el futuro es hoy”. Pero de nuevo me invaden las dudas y no me resisto a realizarle la última pregunta, estando este planeta como está, con la economía merendándose los últimos valores humanos y con el individualismo a flor de piel…

  • ¿No sientes que estás nadando a contracorriente?
  • Puede ser, y yo me pregunto ¿y por qué no hacerlo?

Bendita pregunta.

 

107
Comparte
Comparte










Enviar
Si te ha gustado este artículo, haz tu donación para que en EL TALADRO podamos seguir escribiendo sobre estos temas.

 

 

 

Comenta

2 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *